NOTICIA
LA CANTAUTORA Y LA MUSA

Taylor Swift canaliza a Pattie Boyd, la reconocida modelo y fotógrafa cuya belleza inspiró canciones de George Harrison y Eric Clapton. 


Fotografías por Alexi Lubomirski 

EN LOS 60 y 70, Pattie Boyd se encontraba en el centro de la moda, el rock and roll, el arte y la fama. Ampliamente considerada como una de las mayores musas de todos los tiempos, Boyd, que estuvo casada primero con George Harrison y luego con Eric Clapton, inspiró los hits Something de The Beatles y Layla y Wonderful Tonight de Clapton. Recientemente, me devoré el libro de memorias de esta intrigante mujer, Wonderful Tonight. Unas semanas después, tuve el placer de sentarme con ella en su hermosa cocina de su departamento de Kensington. Mientras la luz entraba por los ventanales, sus ojos se iluminaban al hablar. Hay una cualidad un tanto juguetona en ella y, sorprendentemente, también una ligereza a pesar de lo mucho que ha experimentado en esta vida. 

TAYLOR SWIFT: Estoy muy emocionada de hablar contigo, porque ambas somos mujeres cuyas vidas han sido profundamente influenciadas por las canciones. Yo estoy de un lado de ellas, tú del otro. ¿El concepto de musa se siente correcto para ti? 

PATTIE BOYD: Ese concepto es comprensible cuando piensas en los grandes pintores, poetas y fotógrafos, los que normalmente tienen una o dos. El artista absorbe un elemento de su musa que no tiene nada que ver con las palabras, es solamente la pureza de su esencia. 

TS: ¿Por qué crees que los artistas quisieron comunicarse contigo a través de canciones?
 

PB: Creo que en mi caso ni George ni Eric podían comunicar sus sentimientos a través de una conversación normal. Me convertí en un reflejo para ellos. 

TS: Me preguntaba quién y qué situación inspiró Wonderful Tonight y ahora sé que está basada en ti preparándote para una esta, cambiándote de ropa y diciendo: “No me gusta este, no me gusta este otro”. 

PB: Bajé las escaleras con cuidado pensando que Eric iba a estar enojado de que me había tardado tanto, pero en vez me dijo: “Mira, acabo de escribir una canción”.
 

TS: Eso me parece increíble. 

PB: Pero tú debes hacer lo mismo. Algunos momentos te deben inspirar, como cuando tu novio se gira y te dice algo o sonríe. Te preguntas: “¿Está pensando eso o aquello?”. Y eso dispara la creatividad. ¿Puedes escribirlo en el mismo momento en el que sucede un acto así? 

TS: Definitivamente hay momentos en que siento una nube de ideas que viene y aterriza frente a mí; me levanto y la tomo. Mucho de escribir canciones se basa en lo que aprendes, en la estructura y en cultivar esa habilidad, como también saber cómo armar un tema. Pero hay momentos místicos, mágicos e inexplicables cuando llega una idea completamente formada a tu cabeza. Y esa es la parte más pura de mi trabajo. Se puede complicar en cualquier otro nivel, pero el escribir canciones sigue siendo el mismo proceso libre que vivía a los 12 años encerrada en mi habitación. 

PB: Claro, claro...
 

TS: No sé qué es lo que hace que algunas personas sean tan creativamente inspiradoras. Hay gente con quien he pasado mucho tiempo, pero nunca pude escribir de ellas.
 

PB: Sí, ¿y por qué sucede?
 

TS: No lo sé. Es que algunas personas llegan a tu vida y tienen ese efecto en ti. Es muy interesante, porque en tu caso inspiraste esa salida creativa de dos músicos icónicos. Eso me sorprende mucho. ¡Es muy raro! 

PB: Bueno, mientras más me lo dices, más me sorprende. 

TS: Conociste a George Harrison a los 19 en el set de A Hard Day’s Night. De pronto, toda tu vida cambió para siempre, porque te enamoraste de alguien de quien el mundo estaba obsesionado. No había banda más grande que The Beatles. ¿Alguien te preparó para ese nivel de atención?
 

PB: No. Nadie tomó ese rol. Nadie pensó que eso sería importante. Recuerdo a un periodista que vino a nuestra casa en una ocasión y le preguntó a George: “Con toda honestidad, ¿cuándo crees que se romperá la burbuja? ¿Cuándo se terminarán The Beatles?”.
 

TS: Wow. 


PB: Si pensaban eso, no había ninguna razón para que alguien dijera: “Ah, voy a cuidar a Pattie y la voy a guiar por lo que va a ser una situación tremendamente difícil para una mujer tan joven”. La única cosa que Brian Epstein, su manager, me dijo a mí y a las otras novias o esposas fue: “Por favor, no hablen con la prensa”.
 


Sigue leyendo en revista Harper’s Bazaar Chile, Octubre 2018.

CONOCE NUESTRAS REVISTAS VER TODAS
Logo

Rosario Norte #555 piso 18, Las Condes
Santiago, Chile
Suscripciones: 600 595 5000
Teléfono : (56-2) 2595 5000
Desarrollado por Bhstudios

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER
Webpay
ACCESO PROVEEDORES
desarrollado por biohazard interactive