NOTICIA
KENDALL YA ES ADULTA

La supermodelo confiesa los miedos sobre su seguridad, su famoso clan y su infancia masculina.


Por Dan Peres

Editor de moda Tom Van Dorpe

Fotografías por Camilla Akrans


Son recordatorios. Vienen de forma involuntaria pareciera—como hipos cada pocos minutos. Sazonan la conversación, marcando nada de gran consecuencia. Pero aun así son útiles, necesarios incluso, a veces. “Soy joven”, dice Kendall Jenner cuando hablamos sobre su vida amorosa. “Pero soy joven”, añade cuando se refiere a su primera casa. “Lo sé. Soy joven”, declara después de mencionar cuánto le gustaría ser mamá algún día. 

Solo tiene 21 años, pero ha vivido una larga vida. O al menos así se siente. Ella y sus padres y hermanos famosísimos se las han ingeniado para llegar a cada rincón de la cultura popular como una especie de pulpo mutante sujetando de manera inquebrantable la conciencia colectiva. Pareciera que han estado ahí—en nuestras cabezas, nuestras pantallas, en todos lados—por siglos, parte tan integrada de la cultura americana como la tela de la bandera, pero con mucho más brillo y escándalo. 

Así es que sí, los recordatorios son útiles.  Kendall Jenner es, de hecho, joven. “Cuando cumplí 20, recuerdo haber pensado ‘¡Diablos! Soy una veinteañera’. Todos me decían: ‘Estos son los mejores años de tu vida. 

‘¡Aprovéchalos!’ ” dice. “Así es que quizás eso es lo que estoy haciendo”.

¿Quién la culparía? Kendall tenía 11 cuando Keeping Up With the Kardashians debutó en el otoño de 2007, abriendo su vida, y las del resto de la familia Jenner-Kardashian, a un examen público. Como también, a la crítica. Pero la vida se mueve rápido cuando se mide a través de ratings, seguidores en redes sociales y millones de dólares en ganancias.

No que se arrepienta de haber dicho: “Okey”, el día en que su mamá les preguntó a ella y a su hermana menor, Kylie, si querían ser parte de un show de televisión que se comenzaría a filmar en su casa de Calabasas. “Éramos niñas normales”, Kendall dice sobre Kylie y ella misma. “Apenas nos inmutábamos con las cámaras”. Lo normal es relativo, claro está, pero Kendall dice que tuvo una infancia maravillosa. Había caballos, bicicletas y Barbies. Había estrenos de cine con un padre superestrella y horas frente a la TV viendo las series de Disney Channel That’s So Raven y The Suite Life of Zack & Cody. Y también estaban sus adorados shorts de camuflaje, que se quitó solo una vez para poder lavarlos tras la insistencia de su madre. “Usaba esos shorts todos los días”, recuerda su mamá, Kris Jenner. “No era una niña a la que le gustara solo lo femenino”. De hecho, era todo lo contrario.

No te pierdas la entrevista completa en Revista Harper’s Bazaar, Junio 2017.

CONOCE NUESTRAS REVISTAS VER TODAS
Logo

Rosario Norte #555 piso 18, Las Condes
Santiago, Chile
Suscripciones: 600 595 5000
Teléfono : (56-2) 2595 5000
Desarrollado por Bhstudios

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER
Webpay
ACCESO PROVEEDORES
desarrollado por biohazard interactive